jueves, 10 de febrero de 2011

Dolor ajeno, dolor propio...


Siempre me he tenido por una persona muy intuitiva, aunque creo que para esto no hacía falta serlo mucho. Hace un tiempo desapareció durante un año de mi vida y fue porque no estaba pasando por un buen momento... Ahora... está volviendo a desaparecer y, aunque no me decía por qué, yo ya sabía el motivo. Quizás no quería que fuera, pensé que sólo quería descansar de conectarse para hablar con la gente y eso... pero en el fondo de mi corazón sabía que algo estaba pasando... algo grave... y así es.

Hoy se ha abierto un poquillo y me ha confesado, pero es una persona a la que no le gusta nada hablar de sus cosas y a veces cuando me cuenta algo siento que está como a la defensiva. Yo, no quería sonsacarle nada, sólo quería saludarla y mandarle un beso... y sé que a veces piensa que le "echo en cara" que no está (no sé, mucha gente siente esto de mí cuando en realidad lo único que pretendo es estar ahí...) pero es sólo que la quiero mucho y que no me hago a la idea de no estar en su vida y mucho menos de que ella no esté en la mía...

Sé que de un tiempo a esta parte nuestra relación es un poco más superficial, pero para mí es como una hermana mayor, más aún... fue mi primer amor y la sigo queriendo con locura... Y esta noche... esta noche no he podido evitar sentir el dolor que sé que ella está sintiendo. No sé, ha sido una sensación muy extraña porque de repente he roto a llorar y se me ha puesto un dolor en la boca del estómago que he podido soportar a duras penas...

No quiero que llegue el día que me dé la mala noticia, es algo que no sé llevar. Y, si he de ser sincera, no es con la única persona que temo recibir una noticia así y no va a ser con la única persona que sienta este dolor, quizás con otras sentiré aún más dolor...

Y me siento ridícula, porque... porque no sé si me debería doler tanto, pero son personas tan importantes para mí que todo lo que las haga sufrir... uuufff ='( Además, supongo que mis palabras en estos momentos serán más "incordio" que reconfortantes... pero bueno... en realidad en estas situaciones nadie puede hacer nada... y menos aún estando a tantos kilómetros de ella...

En fin, no sé, que se me ha puesto todo a flor de piel y me ha desbordado un poco todo este sentimiento que de repente me ha sobrepasado el corazón... Sinceramente... me ha dado miedo...

Y quiero escaparme al país de las hadas... y quiero irme allí donde está ella y saber que está bien, aunque no me necesita a su lado, pero también pienso en ELLA y no sé la echo de menos, echo de menos que me consuele... y en mi pequeñaja a la que también echo de menos y en la nueva personita que me hace sonreír y que me da miedo que se meta más en mi corazón... pero que a pesar de eso, quiero que esté ahí... porque... me gusta...

3 comentarios:

Winnie0 dijo...

Hay personas, amiga mia, que las sentimos TAN TAN cerca que si las pinchas..nosotros saltamos. Es lo ´difícil de las relaciones y las amistades....pero...¡hay que seguir ahí! Un besote

Tanais dijo...

El dolor de la gente que queremos es también nuestro dolor, normal que estes triste. Ella ya sabe que estás ahí, hay gente que no es muy dada a contar cosas ni demostrar sentimientos, no por eso son peores, hay que respetarlo. Y como te he dicho antes, estoy segura de que ella sabe que estás ahí al pie del cañón como otras muchas veces.

Un abrazo niña

Ana Martín dijo...

sorteo en mi blog, pásate wantpleasure.blogspot.com (;